“De un día para otro, mis hijos tenían miedo a que desapareciese de repente. Yo viajaba mucho por motivos de trabajo y me hicieron prometer que no volaría. Sin la Fundación para la Protección Social de la OMC, el coste emocional sería tremendo porque ahora estoy con ellos gracias a su ayuda y, sin ella, no podría estar de la misma manera”.

Quien nos cuenta esto es Gema Salguero. Psicóloga, madrileña, pero por encima de todo lo demás, madre de dos hijos de diez y nueve años: Iván Acorán y Víctor José. Acorán es un nombre de origen guanche, ya que Gema y su marido se trasladaron en 2005 a Tenerife. Llegaron a la isla por motivos profesionales y es ahí en donde ha pasado los últimos años.

El temor que sus hijos le trasladaron a Gema hace dos años no es casualidad. Su padre, el doctor Víctor Rafael de Gregorio, era médico de familia hasta que en 2014 falleció de un ataque al corazón. “Tuve que dejar de trabajar porque no había nadie que me ayudase. Los niños estaban muy mal y no podían quedarse solos. Era una locura: de un día para otro perdieron a su padre. Para ellos, podía pasarme lo mismo a mí. Tenían miedo a que desapareciese y por eso no querían que cogiese un avión. Les daba pánico que yo tampoco volviera”.

Fue en estas difíciles circunstancias cuando Gema descubrió la labor de la Fundación para la Protección Social. “Surgió en una conversación con mi cuñado, el hermano de mi marido, que también es médico. Me dijo que en su provincia existían unas prestaciones por parte del Colegio de Médicos para casos similares”. El doctor de Gregorio estuvo colegiado en Madrid hasta su traslado y, desde ese momento, en Tenerife. “Fui a informarme a este último y me derivaron a la Fundación”.

A partir de ese momento, como explica Gema, el proceso “fue muy sencillo. Me puse en contacto con la Fundación y su equipo técnico me ayudó de forma constante. Me contestaban inmediatamente tanto a través de email como por teléfono. Me informaron de las ayudas a las que podía acceder. El proceso de solicitud fue muy ágil y rápido”.

Como huérfanos de médico colegiado, los hijos de Gema disfrutan actualmente de dos prestaciones económicas educacionales. Gema nos explica lo que supone para ella poder acceder a este programa: “Yo, como psicóloga, he visto todo tipo de situaciones y la más difícil de superar es el fallecimiento porque no hay vuelta atrás. El dolor no te lo va a quitar nadie, aunque te den 300 ayudas, pero te ayuda a paliar una situación de desestructuración familiar”.

Desde entonces, Gema no se cansa de recomendar la labor -“indescriptible”, como la define Gema- de la Fundación. “Aquí en Tenerife se desconoce la existencia de estas ayudas en los Colegios de Médicos. Desde entonces, se lo cuento a todos los médicos. Es una cosa que me da mucha rabia, que ellos mismos no sean conscientes de que existe esta Fundación”.

Es por esto que no sorprende la respuesta de Gema, al ser cuestionada sobre si recomendaría la Fundación: “Por supuesto. Sin ella no podría mantener la estructura familiar de la que mis hijos disfrutaban. Y no hay que olvidar que ésta es una situación que nos puede pasar a cualquiera”.
Para más información sobre el catálogo de prestaciones educacionales de la Fundación para la Protección social, puedes consultarlas haciendo click aquí, escribiendo a fundacion@fphomc.es o contactando a través del 91 431 77 80.