El Colegio de Médicos de Cantabria celebró el 25 de enero un acto de celebración del centenario de la Fundación para la Protección Social de la OMC. El acto, que contó con la asistencia de la consejera de Sanidad de Cantabria, María Luisa Real, puso de relieve la función de protección social al médico y su familia que la Fundación lleva desarrollando desde hace cien años.

En el acto, celebrado en Santander, participó el presidente de la Organización Médica Colegial de España, Juan José Rodríguez Sendín,  y el del Colegio de Médicos de Cantabria, Tomás Cobo. 

 

La Fundación proporciona asistencia a cerca de 3.000 personas en situación de especial necesidad. “Es razonable que este aspecto de la actividad médica se ponga claramente de manifiesto con el apoyo y la solidaridad con otros médicos y sus familias”, subrayó la Consejera.

Rodríguez Sendín subrayó que la Fundación conserva el mismo espíritu y la misma misión con los que nació y que ha logrado en aunar la solidaridad de todos los médicos españoles hacia compañeros o familiares en situación de especial vulnerabilidad social.

Tomás Cobo, presidente del Colegio de Médicos de Cantabria, ha resaltado la importancia de la creación de la fundación, pues la «solidaridad ha funcionado excelentemente a lo largo de estos cien años y han sido muchos los familiares de los médicos cántabros que han recibido estas ayudas».

En este sentido, ha indicado que esta Fundación siempre nació con la misión de aunar la solidaridad de todos los médicos españoles hacia sus compañeros o familiares en situaciones de especial vulnerabilidad social y «sus recursos son exclusivamente las aportaciones solidarias que hacen los médicos con su cuota colegial».

Así, esta institución destina más de 14 millones de euros anuales a prestaciones asistenciales, educacionales, para la conciliación de la vida personal, familiar y profesional, para la promoción, protección y prevención de la salud y un servicio de atención social, así como un servicio de promoción de empleo médico a nivel nacional.

La parte más humana del acto recayó en el Dr. Marcelo Mateo, médico colegiado, antiguo beneficiario de la Fundación y Alcalde de Villafufre, en Cantabria, quien contósu experiencia como receptor de las ayudas de la Fundación a través del Colegio de Médicos de Cantabria.

También han intervenido en el acto conmemorativo Fernando de la Torre, responsable de Cooperación y vocal de Jubilados del Colegio de Médicos de Cantabria y Ana Toca, profesional del Colegio de Médicos de Cantabria encargada de tramitar las ayudas de la Fundación.

Un siglo de andadura

Hace cerca de 100 años, concretamente, el 15 de mayo de 1917, se creó, bajo el nombre de Patronato de Huérfanos de Médicos Príncipe de Asturias, lo que es hoy la Fundación de Protección Social de la OMC.
Una decisión que surgió para «socorrer» a los más necesitados de la profesión médica: los huérfanos, viudas de médicos y a las personas con discapacidad en un momento agravado por la epidemia de gripe que sufrió España y, años más tarde por la Guerra Civil.

Así nació este proyecto, auspiciado por los doctores Carlos María Cortezo y José Pando y Valle quienes crearon el Colegio de Huérfanos de Médicos para atender de manera solidaria las necesidades no solo de los huérfanos de médicos sino de todos los compañeros en situación de discapacidad y que careciesen de recursos económicos.

Cien años después, el espíritu y los objetivos con los que nació esta fundación, siguen siendo los mismos: la solidaridad de los médicos para ayudar a los compañeros necesitados.