El Centenario de la Fundación para la Protección Social de la OMC (FPSOMC) sigue avanzando. El pasado 10 de mayo tuvo lugar en el Colegio de Médicos de las Islas Baleares el acto conmemorativo que está llevando esta celebración por toda España. Un evento que sirvió para repasar los cien años de historia de la Fundación, conocer casos de beneficiarios reales y repasar todas las líneas de prestaciones de esta institución.

En el acto intervinieron el Dr. Serafín Romero, presidente de la FPSOMC y OMC; Dr. Antoni Bennasar, presidente del Colegio de Médicos de Baleares y Fina Santiago Rodríguez, consejera de Servicios Sociales y Cooperación del Gobierno de Islas Baleares. También participaron Manuel Piñeiro, responsable de la gestión de las prestaciones de la Fundación en el Colegio de Médicos y los beneficiarios Maria Goretti y su hijo Rafael Dorado.

Al acto también asistieron por parte de la OMC y FPSOMC, los doctores Juan Manuel Garrote y Jerónimo Fernández Torrente; así como autoridades políticas y sociales de Baleares, entre ellas Juli Fuster, el director general del IB-Salud; Margarita Gili, decana de la Facultad de Medicina de las Islas Baleares; Macía Tomás Salvá, presidente de la Real Academia de Medicina; y portavoces de los distintos partidos políticos del parlamento Balear. La Dra. Manuela García Romero, secretaría general del Colegio de Médicos de Baleares, fue la encargada de conducir el acto

Reacciones

El presidente de la FPSOMC y OMC, el Dr. Serafín Romero, agradeció, en primer lugar, a “tantos y tantos médicos que con sus aportaciones solidarias han hecho posible que esta Fundación siga 100 años después, aquí”. Y, en concreto, puso en valor la labor de las personas que han gestionado la protección social en el Colegio de Médicos, como el caso de Manuel Piñeiro, que lleva 40 años gestionando las ayudas de la Fundación en la institución colegial: “Sois -dijo- las manos que han hecho que esta Fundación siga de manera solvente; ponéis voz y cara a las personas que pasan por una situación complicada, siempre con una sonrisa para aliviar a un compañero que sufre problemas”.

El Dr. Antoni Bennasar, hizo una mención especial al Dr. Josep Tomás Montserrat, bibliotecario de la institución colegial recordó a los médicos mallorquines fallecidos como consecuencia «de la terrible pandemia de gripe de 1918 que asoló prácticamente todo el mundo y que solo en Mallorca provocó la muerte de casi 4.000 personas, el 5% de la población”.

Por su parte, la consejera puso en valor a los representantes parlamentarios que denotan “la importancia y recorrido de la figura del médico”. Además añadió que “detrás de ese siglo de andadura hay una vocación de persistencia y de renovación de un colectivo que subraya la importancia de la solidaridad”, y que “son las ayudas de la Fundación las que complementan en sectores de educación, de conciliación, de asistencia, de discapacidad o salud mental a las ayudas públicas”.