La Fundación continúa la celebración de su centenario. En esta ocasión, este hito institucional ha llegado a Sevilla, cuyo Colegio Oficial de Médicos acogió este acto el pasado fin de semana. El acto contó con la participación del presidente de la FPSOMC, Dr. Serafín Romero; el presidente del Colegio de Médicos de Sevilla, Dr. Juan Bautista Alcañiz; la directora técnica de la FPSOMC, Nina Mielgo; y la oficial mayor y encargada de la Protección Social en el Colegio de Médicos de Sevilla, Mercedes Rodríguez. La parte más humana del encuentro recayó en tres beneficiarias que contaron sus testimonios como receptoras de las ayudas de la Fundación a través del Colegio de Médicos de Sevilla: María Jesús Garrachón, María Antonia Herrero y María Victoria Pérez Gilabert.

El evento sirvió como puesta de largo de estos cien años, así como para destacar algunos de los casos de beneficiarios de este COM.

El Dr. Alcañiz, anfitrión del acto, aludió en su intervención a la esencia de la FPSOMC: dar respuesta desde los Colegios de Médicos a las necesidades básicas y sociales, educativas y de salud de sus beneficiarios y familiares directos, que por distintas circunstancias se encuentran en situación de riesgo y exclusión social. “El Colegio de Médicos de Sevilla -dijo- está implicado en esta tarea, y con actos como éste queremos dar a conocer toda la actividad que desarrolla la Fundación en el ámbito nacional y aquí en Sevilla”.

El presidente de la Fundación, el doctor Serafín Romero, agradeció a los miembros de la Junta Directiva del Colegio “por aportar su grano de arena a esta gran obra”, a todos los médicos y médicas de Sevilla “por mantener la Fundación” y a todos a los que “le ponen cara, voz y alma desde el Colegio “que persisten y hacen que el trato de aquel que lo necesita en momentos complicados, sea acogido desde la empatía”.

Nina Mielgo, directora técnica de la Fundación, destacó “la coherencia entre los principios rectores aplicados y los valores elegidos y ejercidos, ha sido y es la clave para la Permanencia de la Fundación durante 100 años”.

Historias de la Fundación

La parte más emotiva del evento corrió a cargo de los beneficiarios de la Fundación y sus intervenciones.

María Jesús Garrachón, huérfana de médico, puso de manifiesto como cuando falleció su padre tanto ella como sus hermanos pudieron contar con el apoyo económico y moral de la Fundación. “En esos momentos duros, de dolor y de desamparo por la pérdida de un ser querido, el apoyo del colectivo médico, que no solo te arropa económicamente, te hace sentir que no estás solo, te acompaña y consuela”, explicó.

María Antonia Herrero quedó viuda hace 31 años cuando su marido, Enrique médico colegiado en Sevilla, murió de forma repentina dejando nueve huérfanos. “Fue una debacle en mi vida y más en la de ellos, -afirmó- el mayor tenía 18 de años y la más pequeña seis meses. Los 9 pendientes de una vida por delante”.

María Victoria Pérez Gilabert, también beneficiaria de la Fundación, destacó la ayuda de esta entidad. “Gracias de todo corazón sin vuestra ayuda no hubiera sido posible salir adelante, me siento arropada por la profesión y por el Colegio por hacerme sentir parte de esta gran familia y por aportarme tanto”.

Todas las imágenes del evento disponibles en este enlace.